Actualidad Cine

Freddy, Elton y los corazones desarraigados

En los últimos meses han sido populares las películas y series biográficas de músicos, Dexter Fletcher encontró la clave dirigiendo dos obras que vale la pena ver y reflexionar: “Bohemian Rhapsody”  (Inglaterra – EUA 2018) sobre el cantante Freddy Mercury y el grupo de rock “Queen” y la película “Rocketman” (Inglaterra 2019) que narra la historia del cantante Elton John. Hoy prepara la biopic de la llamada reina del pop, Madonna. 

Son historias muy distintas, narradas desde diferentes ópticas. Sabemos de antemano que Freddy Mercury murió víctima de SIDA y que Elton John se rehabilitó de las adicciones al alcohol y drogas. Ambas películas hablan de exitosos artísticas que se identifican como homosexuales, pero no caen en la trampa de que la historia gire entorno a la sexualidad, haciendo que se vean por morbo.

Se trata el tema por ser parte de su vida y determinante en su personalidad, pero es solo un elemento más para entender la complejidad de su vida. Y esto lo convierte en una virtud de las dos historias. 

Vemos dos vidas plagadas de errores y dos hombres con una voluntad auto destructiva al optar por lo que no los humaniza. Pero esa no es la ruta para la riqueza que pueden plantear conocer dos historias como estas. Los ojos con los que invito al amable lector a ver estas dos películas es el deseo de felicidad que hay en ambos personajes. 

Una mirada moralista nos llevaría a hacer un juicio rápido y simplista. Pero una mirada más profunda, queriendo acercarnos al misterio de la persona, nos lleva a cuestionarnos y a buscar entender las razones que ambos tenían al tomar las decisiones fundamentales de su vida para intentar empatizar con ambos personajes.  

La gran virtud del cine es que pone la vida humana en perspectiva. Estos dos personajes retratan la enfermedad del hombre moderno: la soledad. Son un ejemplo de la trampa en la que hemos caído. El mundo moderno, marcado por la dictadura del utilitarismo nos ha hecho creer que una persona se desarrolla plenamente si triunfa, si es guapa, si puede comprar lo que quiera, si puede tener intimidad con las personas que le gusten. 

Es evidente que la crisis del existencialismo ateo fue consecuencia de la modernidad. El mundo que nos quiso convencer que el sentido de la vida era tener y acumular, lo único que generó fueron hombres desarraigados e infelices. 

Tanto Freddy como Elton son poseedores de un talento singular. Creativos, originales, con personalidades arrolladoras. Pero estas películas muestran cómo salían al escenario con grandes problemas y el alma destrozada, con un vacío tan grande que intentaban llenarlo con lo que podían comprar y consumir.

La narrativa de ambas historias nos lleva a cuestionarnos, ¿en dónde está el fundamento de la vida? ¿Qué podrá llenar ese corazón hueco y desencantado? Son dos vidas llenas de excesos, toda la fortuna que poseían se iba en intentar ocupar sin éxito ese deseo insatisfecho de felicidad. 

Yo creo que ahí radica la riqueza de ambas películas, porque podemos identificarnos en esa búsqueda fallida. Pensaba en cuántos amigos y conocidos trabajan y gastan su sueldo el fin de semana en la fiesta. Si hubiéramos tenido el dinero de Freddy y Elton, ¿quién puede decir que no lo hubiera mal gastado?

No hay una hipótesis humana creíble si sólo es un enunciado moral que no va al fondo del corazón que exige una respuesta existencial. Uno puede adivinar que el camino de Freddy y Elton fue doloroso al escuchar algunas de sus canciones que son un grito al mundo de lo que vivían. 

Estas películas nos muestra la complejidad de la vida. Todos los días nos topamos con mujeres y hombres que viven con el corazón herido, buscando una respuesta adecuada y convincente. Podremos equivocarnos en decisiones concretas, tropezar y recomenzar. Pero es ineludible encontrar aquello que nos conmueva, nos transforme y a la cual podamos afianzarnos y decirle como en la canción de Elton: “Don’t go breaking my heart. You take the weight off me. Honey when you knock on my door, I gave you my key”. 

Anuncios

2 comentarios

  1. Una de tus mejores Redacciones, con todo respeto mi punto de vista (no Docto) en redacción, ni dicción.

    Felicidades Maestro Gabo!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.