Entrevista

Lovász: la matemática es una búsqueda de la belleza

Por Víctor M. Amela

László Lovász, matemático, presidente de la Academia Húngara de Ciencias. Este señor tiene la cabeza llena de números, que son la metafísica de las formas y las dimensiones, pero sabe pisar firme con sus dos pies el suelo de su país, Hungría. Por eso durante la conversación entrelazamos la matemática, la ciencia, la política, la vida. Le felicito porque Barcelona –desde su alcaldía– le distingue con el premio Europeo de Ciencia Hipatia, en su primera edición: este galardón quiere alentar el servicio a la sociedad del conocimiento científico, desde la investigación básica, o tecnológica, o sanitaria, o humanística. Ojalá nuestro aplauso preste mucho aire a este científico en su retorno a la enrarecida atmósfera sociopolítica de Hungría, su país.

László Lovász, matemático, presidente de la Academia Húngara de Ciencias. Este señor tiene la cabeza llena de números, que son la metafísica de las formas y las dimensiones, pero sabe pisar firme con sus dos pies el suelo de su país, Hungría. Por eso durante la conversación entrelazamos la matemática, la ciencia, la política, la vida. Le felicito porque Barcelona –desde su alcaldía– le distingue con el premio Europeo de Ciencia Hipatia, en su primera edición: este galardón quiere alentar el servicio a la sociedad del conocimiento científico, desde la investigación básica, o tecnológica, o sanitaria, o humanística. Ojalá nuestro aplauso preste mucho aire a este científico en su retorno a la enrarecida atmósfera sociopolítica de Hungría, su país.

¿Quién es László Lovász?

Tengo 70 años. Nací y vivo en Budapest. Soy matemático. Estoy casado y tengo cuatro hijos y siete nietos (entre los 7 y los 21 años). ¿ Política? Soy liberal-conservador. ¿ Creencias? Soy un agnóstico de tradición cristiana. Existen universos paralelos: así lo postulan las matemáticas

Para qué sirve la matemática?

Es un modo cuantitativo de pensar la realidad, útil para la medicina, la biología, la ingeniería, la sociología, los datos…

¿Qué uso de la matemática tiene ahora más futuro?

La teoría de grafos.

¿Qué es eso?

Mi especialidad. Un grafo es un relación entre elementos de un conjunto, deriva de la combinatoria, la topografía, el álgebra…

No sé si lo entiendo bien.

Se aplica en computación, es útil para optimizar recorridos, procesos, flujos, algoritmos de búsquedas…

Acabáramos.

Se aplica también al estudio de las conexiones biológicas de organismos vivientes…

¿Cuál es su olimpo de matemáticos?

Euclides, Pitágoras, Arquímedes, Newton, Euler, Gauss… y Erdös, una de las mayores glorias de la ciencia húngara, mi maestro, que me inició en la teoría de los grafos.

¿Tienen límites las matemáticas?

La matemática es el arte de la verdad. Describe fenómenos, pero la complejidad no cabe en un modelo matemático.

Póngame un ejemplo.

El calentamiento global: la matemática no precisa su alcance con exactitud irrebatible, por mucho que sí predice la tendencia.

Qué malos ratos me hicieron pasar las matemáticas en el colegio…

A mí me gustó la cibernética, los computadores… y eso me llevó a la matemática.

¿Le ayudó alguien?

El director de mi escuela primaria se presentó en casa para hablar con mis padres.

¡Anda! ¿Qué les dijo?

Que al año siguiente nacía un instituto nuevo que había fichado a buenos profesores de matemáticas, y que me irían bien. Y así fue.

Sus padres estarían contentos…

Mi padre era cirujano. Mi madre, que hubiera querido estudiar, no pudo por culpa de los reveses políticos de Hungría, nuestro país.

¿Los filonazis primero, los estalinistas después?

Eso es. Los socialdemócratas, como mis padres, ¡perdían siempre! Recuerdo las algaradas de 1956, a mis ocho años…

¿Qué pasó?

Hubo represión y muertos. No podías salir de casa sin riesgo de un balazo. Mi padre iba y venía del quirófano: “Opero a personas, piensen lo que piensen”, me enseñó.

¿Y cómo anda ahora Hungría?

El Gobierno de Orbán recorta presupuestos para la investigación científica básica, sobre todo en ciencias sociales…

¿Tiene ideología, la matemática?

Los matemáticos, sí. La matemática… es platónica.

¿Qué quiere decir?

Analice los textos de los matemáticos: ¿qué palabra es las más frecuentes?

No lo sé.

Belleza: la ideología de la matemática es la de creer en la belleza, y la busca y formula.

“Las matemáticas demostrarán un día la existencia de Dios”, dijo Dalí.

Dios no compete a las matemáticas.

¿Y puede la matemática explicar por qué existe el universo?

La probabilística es una rama matemática, y es una ciencia que trabaja en saber la probabilidad de existir de todo lo que existe.

¿Qué dice la matemática de los universos paralelos?

Que existen. Es una conjetura matemática. Hay muchas otras.

¿Por ejemplo?

Al comenzar el siglo XXI, el Clay Institute de Estados Unidos enunció las siete grandes conjeturas matemáticas pendientes de ser despejadas. Y de aquellas siete, una ha sido ya desarrollada y resuelta hace poco.

¿Ah, sí?

Sí, por un colega, el matemático ruso Perelman.

¿Cuál le gustaría a usted dilucidar?

Me gustaría establecer hasta qué punto ciertos algoritmos son lo bastante potentes para resolver grandes incógnitas.

Nos topamos con los límites de las matemáticas, de nuevo…

Por concretar algún uso aplicable a nuestra vida cotidiana, me interesa mucho la criptografía: ¿hasta qué punto un código es o no es indescifrable?

¿Hasta qué punto diría usted que la ciencia está en peligro en su país?

Lo está en la medida en que el Gobierno use a la ciencia sólo para confirmar sus intereses políticos, y la aparte si no es así. Mal vamos.

¿La ciencia es para mejorarnos la vida?

La ciencia está para acopiar conocimiento, y que un día pueda emplearse para mejorar la vida de la gente es sólo una derivada. Lo básico el conocimiento, aún sin una aplicación inmediata. Sin conocimiento, seguro que no habría nunca avance alguno.

Del 1 al 10, ¿qué nota merecería Hungría en el campo de la investigación científica?

Un 6,5, porque nuestra comunidad académica es vigorosa…, pero para despegar necesita que nuestros gobernantes remuevan obstáculos en vez de interponerlos.

¿Es optimista?

No mientras se castigue el espíritu crítico.

Agradecemos al autor su autorización para la reproducción de esta entrevista publicada originalmente en el periódico La Vanguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.