El Niño Jesús nació como nacen todos los hombres.

Con el dolor que produce todo nacimiento, pero con la esperanza de todo nacimiento.

Con el llanto que acompaña todo nacimiento, pero con la alegría que desata todo nacimiento.

Con la angustia que genera todo nacimiento, pero con la satisfacción que causa ver un nuevo rostro.

El rostro de Dios en un ser humano concreto.

El rostro de la Esperanza y de la Fe, de la auténtica esperanza y de la verdadera fe.

El rostro de la caridad, espejo de todo amor humano.

El Niño Jesús nació como todo hombre y trajo para todos los hombres algo que no había entre los hombres: su Presencia.

Anuncios

Escrito por Víctor Vorrath

El gusto por contar historias me llevó al periodismo y la literatura; la pasión por la filosofía, a la docencia. Chilango que se mueve entre Puebla y Oaxaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.