Asomarnos a la realidad del mundo es ahora mismo un deporte de alto riesgo. Resulta profundamente descorazonador observar las dimensiones de la polarización que parece reinar por todos lados y que pone en riesgo los cimientos mismos de la democracia liberal en occidente; a las instituciones les ha surgido un enemigo feroz: el autócrata convencido de que él y solo él encarna la voluntad del pueblo al que pertenece. No se trata de algo nuevo, qué va, la historia del siglo XX da cruda cuenta de la sangre y el horror que estos sátrapas causaron a la humanidad. Se sabe, lamentablemente.

Muchas son las razones por las cuales se pretende explicar la aparición recurrente de estos demagogos manipuladores de la voluntad popular, pero yo me quedo con una que, a mi juicio, expone con mayor hondura y potencia la realidad del autoritarismo: una educación pobre.

El demagogo progresa en la medida en que no existe un espíritu crítico capaz de discernir la propaganda que sale día y noche de su boca. Un público eminentemente emocional será siempre receptivo al mensaje del charlatán; se trata de una masa dócil al estímulo de un pathos conmovedor que interpela más las tripas que el cerebro. Aquí radica el problema principal: la ausencia de un filtro crítico que solo puede existir en las personas con una educación medianamente funcional. No olvidemos que la primera misión de cualquier aparato propagandístico es hacernos creer que la verdad ha muerto: este es su más urgente cometido.

Se educa para la libertad, es decir, se educa para la crítica, que es la primera y principal línea de defensa de cara a los manipuladores y los ideólogos. No perdamos de vista que quienes sucumben a la seducción de los líderes autoritarios lo hacen delegando su voluntad en ellos porque creen que al hacerlo se liberan también de la responsabilidad y la angustia que esta conlleva; “el miedo a la libertad” decía Fromm para referirse al vértigo que nos genera ese abismo luminoso pero incierto que es la vida. Una persona educada entiende perfectamente el valor de su voluntad, su autonomía, su capacidad de analizar y comprender la existencia y las circunstancias particulares que le rodean; se trata de alguien que ha alcanzado un estado de adultez, por lo cual ejerce los plenos poderes de su ciudadanía. Por otro lado, el hombre-masa es el pobre ser condenado a una infancia perpetua, por eso reclama con desesperación esa figura tutelar que lo proteja con el cariño y el rigor que un padre se hace cargo de sus pequeños. Un papá cuida, es verdad, pero también manda, y solo los pusilánimes pueden aceptar con alegría que alguien más, el estado o el déspota, ordene sobre sus cabezas.

Lo primero que debemos hacer de cara a las grandilocuencias del manipulador en turno es colocarlo todo en cuarentena, pensar por analogía, hacer preguntas, conocer la historia y, sobre todo, poseer la humildad suficiente para reconocer y escuchar a los expertos. No olvidemos que uno de los primeros síntomas de la ignorancia es la soberbia, es esa sensación de omnipotencia que lleva a las personas y a los pueblos a cometer muy grandes barbaridades. Se arrepentirán después, y está bien que lo hagan, pero no podrán borrar el daño hecho: la memoria y la historia suelen ser siempre jueces implacables.

Luchar por la libertad, pues, es luchar por la educación, y hacerlo todos los días, con dignidad y simplicidad, en nuestra conciencia, en nuestra intimidad doméstica y en la plaza pública. El futuro pasa necesariamente por esta apuesta.

Anuncios

Escrito por Álex Ramírez-Arballo

Álex Ramírez-Arballo. Profesor de cultura y literatura latinoamericanas en la Pennsylvania State University. Doctor y maestro en literaturas hispánicas por la University of Arizona. Poeta y escritor. En el mundo académico imparte cursos de lengua y literatura latinoamericana, así como un taller de composición para hablantes nativos durante las primaveras. A la fecha ha publicado cinco libros de poesía, uno de crónicas y un libro de ensayos: Las comuniones insólitas (ed. UNISON 1998); El vértigo de la canción dormida (Ed. UNAM 2000); Pantomimas (Ed. ISC 2001); Oros siempre lejanos (Ed. ISC 2008); Las sanciones del aura (Ed. ISC 2010); en crónica: Como si fuera verdad (Ed. ISC 2016). Su libro de ensayos se titula: Buenos salvajes –seis poetas sonorenses en su poesía. Ha sido ganador de premios de poesía a nivel local (Sonora) y nacional, como el premio Clemencia Isaura (1999), los Juegos Trigales del Valle del Yaqui (2001), mención honorifica en el premio Efraín Huerta de poesía (2001), así como los premios binacionales Antonio G. Rivero (1998) y Anita Pompa de Trujillo (2006). Sobre su obra poética, el Diccionario de escritores mexicanos dice: “La poesía de Álex Ramírez-Arballo se proyecta como una exploración dentro de los territorios del pasado, la oscuridad y la ausencia. Esta sensación de vacío surge porque los elementos verbalizados son definidos no por lo que son, sino por lo que un día fueron: la infancia, el amor, el lenguaje, etcétera. En sus poemas proliferan las imágenes relativas al fenómeno de la mirada, la enunciación poética, el inconsciente y los procesos del sueño”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.