En la cárcel encontró la belleza del cristianismo y años más tarde allí se ordenaría sacerdote.

Es la historia de Gabirel Everardo Zul, quien fue consagrado por monseñor Rogelio Cabrera, Arzobispo de Monterrey, en el penal de Apodaca.

Gabirel ha declarado en repetidas ocasiones que fue pandillero y estuvo preso en el penal de Topo Chico, el cual ha estado envuelto en riñas en el pasado reciente.

El acontecimiento ya hizo historia, ya que esta es la primera vez que se realiza una ordenación sacerdotal dentro de una institución penitenciaria en México.

El nuevo sacerdote desarrollará su ministerio con los presos, a petición de monseñor Cabrera.

No cabe duda que el Espíritu sopla donde quiere. ¡Hasta en una cárcel mexicana!

Anuncios

Escrito por Víctor Vorrath

El gusto por contar historias me llevó al periodismo y la literatura; la pasión por la filosofía, a la docencia. Chilango que se mueve entre Puebla y Oaxaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.